Siete vidas y una cola

Publicado: junio 28, 2016 en Uncategorized

Cuarta vida

Quejarse funciono, vaya que si funciono! No solo me encontré con mi marido en la cola (menos mal, cuantísimo le echaba de menos!) sino que además nos tocó vivir una buena en la costa africana.

tribeVivíamos una vida sencilla, nuestra tribu era una gran familia. Crecimos juntos… éramos mejores amigos y nos enamoramos. Yo esperaba a nuestro primer hijo. Todo era paz, felicidad.

Todas las tardes, después de hacer nuestras labores en la aldea, paseábamos por la playa. Nos encantaba pasear por  la orilla. Veíamos la inmensidad del mar y soñábamos con tierras lejanas. Veíamos a los pájaros volar y soñábamos, tirados en la arena, con algo distinto, nuevo, desconocido.

Pasaba el tiempo y nuestro hijo crecía dentro de mí. Se me hinchaban las piernas, pero siempre insistía en dar nuestro paseo y mirar a los ojos azules del mar.

Alguna vez, a lo lejos, veía un navío pasar y sonaba de los cuentos de tierras lejanas que mi abuelo me contaba.

Ese fatídico día, nos quedamos dormidos. Me pesaban las piernas, hinchadas como patas de elefantes, y decidimos descansar. Mi madre me había avisado que dormir en la playa es de necios, peligroso incluso.

Escuche gritos y hombres extraños me arrastraban por el cuello hacia el mar. Mi marido gritaba, peleaba, berreada mi nombre y suplicaba “mi mujer está embarazada”. Yo no podia hacer nada más que llorar.

Mi deseo se hizo realidad, estaba en un barco, cruzando el mar. Pero en una jaula, entre mis heces y donde los llantos y lamentos se mezclaban con el rugido del mar.

Lo peor de todo fue que mi hijo no llego a tener su vida y yo perdí la mía una noche de tormenta en la que pensé que el barco se hundía. Aunque sé que una vida no vivida no cuenta para sus siete, me parte el corazón no haber conocido a mi hijo. Me apena y alegra, porque nadie se merece semejante vida pero nadie se merece no tener la oportunidad de vivir.

La cola era la más larga que he visto hasta ahora, y no nos volvimos a encontrar hasta mi sexta vida. Pero créeme, no sé lo que vivió tras bajarse del barco (nunca quiere hablar de ello) pero nunca fue el mismo.

 

 

 

 

Siete vidas y una cola

Publicado: junio 15, 2016 en Uncategorized

Tercera vida

La primera vez que presente una queja ante Shiva (que lleva todas las reclamaciones, por eso de los brazos y la eficiencia administrativa) fue después de mi tercera vida. Por un lado porque cuando llegue no había nadie en la cola, pero, sobre todo porque mi tercera vida duro la friolera de 3 años y fue una experiencia traumática.

child pompeii.pngPor un lado, me toco nacer chico, que no tiene nada de malo, es muy normal cambiar de sexo y raza en cada vida (en teoría olvidas tu vida anterior, pero créeme que después de unas cuantas vidas hace mella y hace que todo sea un poco confuso, pero da igual, el cuerpo que nos toca tiene sexo, aquí, en la cola, nadie tiene ni sexo ni edad ni raza) pero es diferente y me tocó vivirlo muy poco tiempo. Por otro lado, me toca vivir en Pompeya. En serio… en Pompeya.

Después de que los romanos me matasen, va y me toca ser romano.

Y encima en la misma época.

Y encima… el volcán.

Créeme que me queje y mucho.

Recuerdo cuando el humo salió del Etna la primera vez, no pude evitar quedarme mirándolo durante horas. Desde la ventanita de mi casa de piedra se veía perfectamente. Los mercaderes pasaban por delante de mi casa, con tinajas y cestas. El olor a animales y gente impregnaban nuestra pequeña domus. Y el olor a aceites de mi padre cuando volvía de los baños. Y el olor a azufre cuando la nube se fue hacia el mar.

Gritos. Y llantos. Y gritos. No podía respirar. La tormenta negra llegó sin anunciarse y cuando nos dimos cuenta nos había arrastrado. Recuerdo esconderme en una esquina y llorar. Lo siguiente que recuerdo es estar en la cola. No había casi nadie.

Créeme que me queje y mucho.

No sabes que sentimiento más extraño fue verme a mí mismo, en otra vida, como una escultura de yeso en el que fue mi hogar durante mi corta tercera vida…

La cola se mueve! Se mueve! Y se para… Espero que en esta vida no me la jueguen.

Siete vidas y una cola

Publicado: junio 6, 2016 en Uncategorized

Segunda vida:

Dónde se habrá metido mi marido?

Oh no, una tanda de novatos… otro parón… A los novatos (que van a que les den su primera vida) siempre los cuelan porque sufrir la cola, así de primeras, es muy injusto. Pero como tienen que elegir su opción en cuanto al número de vidas tardan (literalmente) toda una vida. Pobres, tienen una cara de asustados…

boadicea_01Qué pena que Pras (Prasutagus) – mi marido – no este por aquí. Siempre se ríe muchísimo con los novatos. Les toma el pelo, y les asusta con todo lo que les puede pasar.

A Pras le conocí en mi segunda vida que era su primera. Todo se torció un poco, la verdad. Se suponía que mi vida sería la mar de tranquila (al fin y al cabo había pedido siete vidas normales) pero por desgracia, un gracioso en el imperio romano decidió romper el acuerdo que tenía con Pras y yo me quede viuda y sin mis tierras. Y no me hizo ninguna gracia, la verdad, y al resto de la tribu tampoco. Se lio parda. Y así, de un día para otro, pase de feliz madre de familia a jefa de la tribu encabezando una rebelión contra el imperio romano. Una gracia, vamos. Y yo que cuando falleció Pras pretendía tomármelo con relativa filosofía, ser una viuda elegante, cuidar de mis niñas, vivir tranquila, mantener todo tal cual, vivir en paz… hasta que tocaron a mis niñas. Y a mis niñas no las toca nadie. Nadie. Debo admitir que se me fue todo un poco de las manos y me pase. Pero oye, habían roto el acuerdo con Pras, se quedaron con mis tierras y a mis niñas… no quiero ni acordarme.

No veas cuando volví a la cola (porque me mataron, a todo esto, con tanta batalla),  la de gente que estaba ahí esperándome y a la que no le había echo ninguna gracia que les quitase de en medio tan pronto. En fin, cosas que pasan.

Pras estaba súper orgulloso. Y a las niñas ya no las volví a ver hasta mi cuarta vida, pero esa es otra historia.

Ya parece que los novatos están casi listos. El barquero está esperando (que majo que es! Siempre charlo con el cuándo me trae a la cola, tiene una colección de monedas de todas las partes del mundo que es muy interesante).

Nos movemos!!! Nos movemos!!! Nos paramos… al menos no ha aparecido… oh no… oh no…

 

 

 

 

Siete vidas y una cola

Publicado: junio 4, 2016 en Uncategorized

Mi primera vida:

Otra vez se están peleando estas dos. A ver si no me ven. Son dos que son como el perro y Audrey and marilynel gato, pero siempre consiguen estar juntas en la cola. De verdad que no sé cómo se las apañan, son totalmente opuestas pero siempre consiguen coincidir en el tiempo y tener puestos importantes. Van por la cuarta vida, me acuerdo perfectamente de todas porque son el cotilleo de la cola: todo empezó cuando Cleopatra le robó el marido a Octavia, y desde entonces, se abrió la veda. En la siguiente vida, Octavia (en ese momento Isabel I) le cortó la cabeza a Cleopatra (entonces Maria de Escocia). Se llevaron un tiempo larguísimo en la cola después de eso (en esa época las vidas duraban relativamente poco – no veas que parones había), y Buda les recordó que habían pedido la reducción a 5 vidas glamurosas y que tenían menos oportunidades para sumar puntos (sinceramente, ese acuerdo me parece una patraña. Puedes tener o 3 vidas terribles, o 5vidas de lujo, o 7 normales, o 9 intercaladas. Y te hacen elegir, así el primer día, recién llegada a la cola y sin saber lo que te espera. Sé que lo de la vida terrible da muchos puntos, pero 3 es demasiado, la verdad.)

Ahí van otra vez… no están nada contentas porque les ha gustado mucho su última vida de actrices de cine. Audrey está segura de que con los puntos de esta vida ha compensado más de una cosa que hizo en la anterior y Marilyn dice que esta la ha disfrutado de verdad, puesto que la anterior se la redujeron muy injustamente. Y otra vez discuten.

La verdad es que cuando a mí me preguntaron, yo pedí las 7 estándar, que lo vi la inversión más segura. Como llegué de las primeras a la cola, me tocó la prehistoria. No veas que aburrimiento. Mucha cueva, mucho salvaje, mucha oscuridad… y voy y me echo un novio y me muero de un resfriado a la semana de salir a pasear a ver las estrellas. De verdad… que muerte más tonta! Pero bueno, una vida así como muy light. Acumular puntos negativos era difícil porque la verdad es que estábamos todos demasiado ocupados intentando sobrevivir como para cometer fechorías (salvo pintar en las paredes de las cuevas, claro está!)

La cola se mueve!!! Y otra vez se para.

Ay, acabo de ver  a Marco Antonio… se va a liar parda…

 

7 vidas y una cola

Publicado: junio 3, 2016 en Uncategorized

Prólogo: La cola

queueEscribo desde la cola.

Creo que hay como unas tres mil personas por delante de mí y varios cientos de millones detrás. Pero bueno, esto funciona así, y créeme que después de 6 vidas estoy más que acostumbrada.

Estoy mirando a ver si hay alguien que conozca cerca, pero como cambiamos todos de apariencia de una vida a otra, nunca es fácil encontrarse.

La cola se mueve! Y se detiene. De verdad, San Pedro cada día está más lento. Bueno, y Buda cada día le pone menos cariño a la tarea de asignar destinos, eh. Espero que, por ser este el ultimo, me toque uno bueno (ya podría ser marquesa, o duquesa, o algo de eso). Pero con la suerte que he tenido hasta ahora… en fin, no me voy a quejar que con los cuentos de terror que me ha contado más de uno (La inquisición, por favor, que mala suerte!) mis vidas no han sido de lo peorcito.

En fin, a ver qué pasa en esta. A ver si Horus se guarda la plumita y deja de ponerme mala cara cuando me toque. Si, si, esa cara que dice… “pipiola, lo que te queda aún para que te dejemos pasar”. Según tengo entendido, a la séptima va la vencida así que, una vez complete esta vida, ya me tienen que dejar pasar.

No tengo ni idea de por qué lo diseñaron así, a todo esto, al parecer es lo más justo, pero no le veo qué sentido tiene vivir siete vidas, (y aguantar esta cola cada vez!) para que te dejen entrar. Además, mientras estas en las vidas no te acuerdas de nada (bueno, algún que otro incidente ha habido, pero ese es otro tema) así que es como empezar de nuevo. No aprendes nada de nada, la historia se repite pero con otro cuerpo.

Yuju! La cola se mueve! Y otra vez se ha parado… dónde se habrá metido mi marido?

Llego la critica…

Publicado: abril 21, 2016 en Uncategorized

Super orgullosa del trabajo del equipo de Frozen (de Bryony Lavery) que ha obtenido una critica estupenda de London Theatre 1.

First rate production of FROZEN by Tower Theatre Company

A todos los que estais por tierras londinenses (que se que somos muchos hispanohablantes!) os invito con entusiamo a que vengais a ver esta maravilla teatral y estudio de la mente humana.

Os esperamos toda esta semana (hasta el Sabado, inclusive) a las 7.30 en Theatro Technis. Si estais entre el publico no dudeis en venir a saludar 🙂

De vuelta a las andadas…

Publicado: abril 20, 2016 en Uncategorized

Despues de algun tiempo lejos del teatro… vuelvo a las andadas en tierras londinenses como asistente de direccion.

Frozen (no la de Disney) es una obra maestra llena de emociones y cruda realidad. Dirigida por Jacqui Merchant-Adams (mi mentora en este projecto) os invito a conocer mas sobre la obra y su autora (Bryony Lavery).

Y quien este por Londres, a unirse a nosotros cada tarde de esta semana en Theatro Technis a las 7.30!

http://www.towertheatre.org.uk/frozen.htm